Libro de recetas
ESP / es
Menú
Buscar
Historia — 17.12.2018

¿Cómo afecta a los animales el desperdicio de alimentos?

Los alimentos que desperdiciamos provocan importantes problemas a la fauna y los ecosistemas del mundo. Con la extinción en masa que amenaza a muchos de los habitantes de la tierra, nunca ha sido tan importante proteger proactivamente el planeta.

El desperdicio de alimentos tiene un gran efecto en el cambio climático y es responsable de tres mil millones de toneladas de emisiones de carbono cada año en todo el mundo. Esa cantidad representa algo menos que el total de las emisiones anuales de carbono de los Estados Unidos. Si el desperdicio de alimentos fuese un país, ¡sería el tercer mayor culpable por las emisiones de gases de efecto invernadero!

Los alimentos que se han despediciado y se han dejado pudrir en vertederos representan el 34% de todas las emisiones de gas metano. Es muy mala noticia, ya que el gas metano es casi veinte veces más perjudicial para nuestro medio ambiente que el carbono. Los vertederos son la segunda fuente humana de metano. El gas metano, una vez liberado, se eleva en nuestra atmósfera y evita que el aire caliente se escape, causando que el planeta se caliente rápidamente. Inconscientemente, las vacas y el resto del ganado son la mayor fuente de metano, lo que significa que la producción de carne y carne es extremadamente dañina para el planeta.

La forma en que desechamos nuestros alimentos tiene un gran efecto en los delicados equilibrios y ecosistemas de La Tierra. Por ejemplo, cuando los restos de pescado de una planta de producción se vierten al mar, el área donde se está vertiendo comienza a atraer más gaviotas. Estas gaviotas consumirán lo que se ofrece y luego se comerán peces más jóvenes del área en cantidades mucho más grandes. Esto afectará la cantidad de peces en el agua, lo que significa que el equilibrio entre especies depredadoras y presas se verá afectado y no habrá peces suficientes para comer especies más pequeñas que pueden resultar invasoras, que posteriormente pueden comer demasiadas algas, que luego no podrán producir suficiente oxígeno, lo que causará grandes problemas en conjunto. Muy pronto, este ecosistema habrá sido destruido, no por la pesca excesiva, sino por los desechos producidos para obtener pescado en nuestros platos.

Estos efectos secundarios pueden generar todo tipo de problemas colaterales. Hay áreas de la India urbana donde los leopardos se han vuelto más intrusivos a medida que disminuye la cantidad de alimentos en sus ecosistemas naturales debido al cambio climático, alimentos que pueden encontrar fácilmente en los vertederos de la ciudad. Estos animales luego se adaptarán a este nuevo entorno, causando más problemas a la biodiversidad de las selvas que quedan. Lo mismo sucede con los osos negros en Canadá: ¡ahora es bastante común verlos hurgando en los contenedores en los suburbios de Vancouver!

La deforestación es otro gran problema que enfrentamos a nivel mundial. En primer lugar, destruir todos esos hermosos productores de oxígeno es una idea terrible sobre todo si necesitamos contrarrestar el incremento de gases de efecto invernadero. Cuando se destruyen áreas de bosque lluvioso, la fauna natural de ese área tiene que migrar y adaptarse, y por lo general, esto no acaba bien, innumerables especies están al borde de la extinción por la creación de tierras de cultivo o destinadas a la cría de animales de granja, un tercio de los cuales terminarán en nuestros contenedores y vertederos. Nuevamente, la producción de carne es el principal causante de la deforestación, debido a la enorme cantidad de tierra necesaria para la cría de vacas. Reducir el consumo de carne es una excelente manera de disminuir el impacto en el planeta, además de ser ecológicamente consciente y proactivo sobre el desperdicio de alimentos.

La única forma de reciclar eficientemente los residuos de alimentos sin dañar el medio ambiente es compostarlos. El compostaje no requiere ningún poder significativo, no libera ningún subproducto desagradable y, lo que es más importante, solo genera niveles bajos de dióxido de carbono. El compostaje es la única forma natural de reciclar, y luego se puede utilizar para plantar más frutas y cultivos. ¡Si solo se compostara un día de desperdicio de alimentos en los EE. UU., los gases de efecto invernadero que se evitarían equivalen a que casi cinco millones de coches no circulen ese día!

Los alimentos que comemos (y desperdiciamos) afectan enormemente la salud de nuestro planeta. Además de tomar medidas hacia una cocina de desperdicio cero en el hogar, es importante educarnos sobre el origen de nuestros productos y tratar de comprar productos locales (y orgánicos si nos lo podemos permitir). Reducir el consumo de carne es un hábito excelente para mejorar, junto con aprender nuevas formas sencillas de reducir el desperdicio de alimentos en el hogar.

Fuentes:
https://www.takeextinctionoffyourplate.com/waste/?fbclid=IwAR04PW7FyOZJXdaFSCImEV4ikWwfBR–g_C5J4qL2k-mG0VfsMpGxrXzBSY
https://www.newfoodmagazine.com/article/43551/five-ways-food-waste-environment/
fbclid=IwAR3tBPm5JSU9qe16iU0kbcX5H20MTWRdG41cZXFDd5SIyvnpZqm_ZEA-s5o
http://www.climatecentral.org/gallery/graphics/food-waste-methane-and-climate-change?fbclid=IwAR1_TLvM12fJrXdPDX2pD2oXXHbagpmWS4Gs9QVtUoyWwmn-4mrt2tc-mPY
http://www.foodwastexperts.com/food-waste-problem.html?fbclid=IwAR15UlC75D45tQWSSn9SB8uQb3oZJTwq2wh3hY_kYS-sv8aqz2kZ8bq4hvs

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para proveerles  del mejor servicio posible. Si continúa haciendo uso de esta web, usted está de acuerdo con nuestra declaración de privacidad.