Compostaje – GRUNDIG - Respect Food
Libro de recetas
ESP / es
Menú
Buscar
— 24.04.2020

Compostaje

Es posible hacer que nuestro hogar y cocina sean más sostenibles al hacer compost. Aunque el desperdicio de alimentos puede ser un excelente material de compost, debemos ser inteligentes acerca de lo que constituye como “desperdicio”. A veces desperdiciamos partes comestibles de la comida sin darnos cuenta. Sin embargo, es posible consumir algunos alimentos desde la cáscara hasta las semillas.

Compost es el nombre del fertilizante natural que está hecho de alimentos molidos y acolchados, madera o cualquier residuo a base de flora. Si bien la palabra descomposición puede tener un sonido negativo, cuando se trata de compostaje, la descomposición es cómo los desechos vuelven a la vida. A través de este fertilizante natural, puede enriquecer su suelo ya que facilita la aireación y el cultivo para obtener mejores verduras, frutas o flores.

El compostaje puede sonar complicado. Sin embargo, con algunos trucos, puede ser muy fácil de hacer, y sus plantas se lo agradecerán. Todo lo que se necesita es un poco de jardinería, y el compostaje puede convertirse en una parte natural de su rutina diaria, como sacar la basura. A través del compostaje, puede reutilizar los desechos de su cocina y lograr un estilo de vida más sostenible con un simple movimiento.

En primer lugar, si tienes un jardín, decide dónde deseas instalar el compost. Deja que este sea un área de fácil acceso desde su hogar, donde pueda moverse cómodamente, bajo un poco de sol y sombra. Puedes comenzar con un compost, pero reserva una habitación para varias cajas de compost en caso de que aumente con el tiempo.

No necesariamente necesitas un jardín para hacer compost; También puedes colocarlo en el balcón. Se venden cajas de compost listas para usar, pero hacerlas en casa también es muy fácil. Haz agujeros en un cubo o basura de gran tamaño. Puedes forrar una mosquitera dentro del balde y cerrar los huecos desde adentro para evitar que entren moscas e insectos.

Al hacer compost, se usan dos tipos de materiales, uno es verde y el otro es marrón. Los materiales verdes que proporcionan nitrógeno son; desechos de vegetales y frutas, hierbas frescas, hojas verdes, desechos de té, cáscaras de huevo; Los materiales marrones pueden consistir en ramas y cortezas, nueces, aserrín, hojas secas, agujas de pino, paja y tallos. La proporción recomendada es usar la mitad de ingredientes verdes y la mitad de ingredientes marrones. También es necesario usar hierba recién cortada y agua para acelerar el proceso de descomposición.

Hay dos tipos de compost: frío y caliente. El compost frío es un método más fácil y menos riesgoso. El compost caliente, por otro lado, es mucho más rápido, pero al mismo tiempo tiene más puntos donde puede salir mal. Ambos confían en apilar materiales verdes y marrones uno encima del otro en la proporción correcta y se aseguran de que se descompongan correctamente. Si bien puede tomar hasta un año hacer compost frío, el compost caliente tarda aproximadamente un mes en estar listo.

¿Cómo hacer compost?

Es esencial mantener un equilibrio de humedad y aire para un compost saludable. Es por eso que necesita mezclar y ventilar cada tres días a una semana. Elige un lugar fácil que sea cómodo para mezclar y muévalo. Usando una pala, mezcla las partes externas del montón dentro del compost y las partes internas hacia afuera. Para garantizar el equilibrio de la humedad, puede humedecer un poco la mezcla si se seca, o puedes agregar más materiales verdes si tiene alguna. Si es demasiado acuoso, agrega elementos marrones para equilibrarlo como ramas u hojas secas. Un compost correcto debe tener la textura de una esponja húmeda.

Es posible que debas esperar un poco para usar su compost frío, ya que puede tomar al menos seis meses. Este período puede variar según las condiciones climáticas, el tipo y la cantidad de materiales utilizados también. Por ejemplo, el proceso de compostaje se ralentiza en climas fríos. Sigue agregando los materiales verdes y marrones que deseas usar en tu compost. Espera hasta que la caja esté llena y se descomponga en un fertilizante. El truco consiste en cubrir los ingredientes por completo con un material que contenga carbono, como virutas de madera, paja y hojas secas cada vez que agregue nuevos ingredientes. De esta manera, tu compost no atraerá moscas y evitará los malos olores.

El compostaje en caliente es un método rápido, pero puede pasar por un proceso de prueba y error antes de lograr los resultados correctos. Para este tipo de compost, primero necesita un lugar de 1 metro cúbico y un termómetro. Antes de comenzar el compost, asegúrate de que todos los materiales verdes y marrones estén cerca y cortados en pedazos. Espolvorea una pala llena de compost pre-pegado o tierra en el fondo del balde. Luego, organice los materiales que tiene, una capa de color marrón y una capa de color verde, en capas de 10-15 pulgadas de espesor. Agregue materiales aceleradores como polvo de roca, carbón y agua entre ellos.

La temperatura del compost caliente se mueve entre 49-77 grados durante los primeros días y luego baja a 43 grados. En este punto, es necesario mezclarlo bien para agregar oxígeno. Cuando se combina, la temperatura del compost vuelve a aumentar y, después de unos días, cae por debajo de los 43 grados. Si el compost no se calienta lo suficiente durante el compostaje en caliente, la cantidad de nitrógeno puede ser baja. En este caso, puede agregar materiales verdes para aumentarlo. Si se sobrecalienta, significa que la cantidad de nitrógeno es demasiado. En ese caso, puede airearlo con más frecuencia y agregar material con contenido de carbono. Si lo mezcla y lo deja descansar unas cuatro veces, al final de un mes, verá un compost de color oscuro con la consistencia deseada. La temperatura del compost sería inferior a 29 grados, y después de dos semanas de descanso, estará lista para su uso.

Cosas a tener en cuenta

Algunos materiales no deben incluirse en el compost. Estos son restos de comida grasosa, hierbas sembradas, bolsas de té y café y, por supuesto, plásticos y papel relleno, materiales de limpieza que no querríamos ver en el suelo. Especialmente en el compost frío, no se deben usar productos animales como carne, pescado, leche y cítricos.

La humedad en el compost debe ser como una esponja húmeda. Si agregas mucha agua, los microorganismos se sofocarán y morirán. El compost no se forma a partir de los materiales; se descomponen, dejando atrás sus nutrientes. Puede medir la temperatura con un termómetro o verificar el medio con la mano. El compost debe sentirse cálido al tacto.

Tu compost está listo cuando deja de calentarse, parece libre de insectos, es fragante con una textura como el pastel de chocolate. Puede agregar su compost a sus flores, frutas y verduras en macetas en su jardín para darles un impulso nutritivo y devolver los ingredientes desperdiciados a la naturaleza.

Utilizamos cookies propias y de terceros para proveerles  del mejor servicio posible. Si continúa haciendo uso de esta web, usted está de acuerdo con nuestra declaración de privacidad.