Conoce tu alimentación: Mangos
Libro de recetas
ESP / es
Menú
Buscar
Consejo — 05.08.2020

Conoce tu alimentación: Mangos

Nos encantan los mangos de cualquier manera. Ya sea en su estado natural, hecho puré en un postre o mezclado en una bebida refrescante, los mangos son una adición deliciosa y nutritiva a nuestra lista de compra. Es por eso que en este artículo, los mangos son los protagonistas. Consulta nuestro artículo para leer consejos sobre qué se puede hacer con él, cuál es la mejor manera de conservarlo, qué hacer si está demasiado maduro o poco maduro.

Los mangos son estructuralmente bastante similares a los aguacates y melocotones. Puedes confiar en las mismas reglas al comprar mangos. Los mangos poco maduros, como los aguacates y los melocotones, tienen una textura dura y densa. Sin embargo, los mangos maduros, aunque tienen una sensación relativamente compacta, se hunden un poco al tacto, nuevamente como los melocotones. Mientras compras frutas, intenta mirar más allá del “aspecto bonito” para evitar el desperdicio de alimentos y considera incluso los “feos”, ya que pueden tener la madurez adecuada para tu paladar o receta. Dado que los mangos tienen diferentes variedades, puede ser difícil determinar su madurez a partir de su color. Si puedes confiar en tus sentidos, especialmente en tu nariz, puedes localizar un mango poco maduro por el olor de su parte superior.

– ¿Cómo conservar los mangos?

Para mantener frescos los mangos, deben mantenerse en la sección de frutas del frigorífico para retrasar su maduración. Mantenerlos en recipientes separados para evitar el contacto con otros alimentos ayudará a extender su frescura por más tiempo.

Los mangos poco maduros se pueden madurar rápidamente manteniéndolos a temperatura ambiente durante unos días. Si deseas acelerar el proceso, puede guardarlo en una bolsa de papel marrón para que madure aún más rápido a través de las enzimas que libera.

– ¿Cómo disfrutar los mangos?

Si bien puedes disfrutarlo tal cual, en forma de fruta, también puedes usarlo para dar sabor a tus postres, batidos y ensaladas.

También puede deshidratarlos en el horno para extender su vida útil y tener una opción de snack saludable en la despensa.

Puedes usar un exceso de mangos frescos o incluso demasiado maduros haciendo una mermelada.

Puedes congelar rebanadas cortadas para disfrutarlas más tarde como fruta o puré para agregar un sabor inspirado a sus recetas.

Aprender acerca de nuestra comida, cómo mantenerla fresca y aprovecharla al máximo es la forma más fácil de dar pequeños pasos con resultados significativos para una cocina sin desperdicios y un día, un mundo sin desperdicios.

Aprender acerca de nuestra comida, cómo mantenerla fresca y aprovecharla al máximo es la forma más fácil de dar pequeños pasos con resultados significativos para una cocina sin desperdicios y un día, un mundo sin desperdicios.

Utilizamos cookies propias y de terceros para proveerles  del mejor servicio posible. Si continúa haciendo uso de esta web, usted está de acuerdo con nuestra declaración de privacidad.