(function(i,s,o,g,r,a,m){i['GoogleAnalyticsObject']=r;i[r]=i[r]||function(){ (i[r].q=i[r].q||[]).push(arguments)},i[r].l=1*new Date();a=s.createElement(o), m=s.getElementsByTagName(o)[0];a.async=1;a.src=g;m.parentNode.insertBefore(a,m) })(window,document,'script','https://www.google-analytics.com/analytics.js','ga'); ga('create', 'UA-59992742-4', 'auto'); ga('set', 'anonymizeIp', true); ga('require', 'displayfeatures'); ga('send', 'pageview');
Libro de recetas
ESP / es
Menú
Buscar
Consejo — 17.12.2018

Consejos y trucos prácticos para reducir el desperdicio de alimentos estas Navidades

La Navidad es la temporada de fiestas, celebraciones y fiestas familiares. Es el momento de intercambiar regalos y pasar las noches en compañía de tus seres queridos, ver películas clásicas, jugar juegos y comer mucho, demasiado. Pero todo este exceso viene acompañado de un desperdicio adicional, y en esta época del año se genera en grandes cantidades.

La energía de las 848 toneladas de patatas asadas desechadas anualmente solo en el Reino Unido es suficiente para alimentar un hogar promedio durante quince años. Cuando además, agregas el resto de verduras, los pasteles de carne y los pudines de Navidad que también tiramos, supone más de 1400 toneladas de comida, y eso sin tener en cuenta el pavo. Si incluyes todo el pavo que se tira el número anterior crece casi hasta el doble.

 

Nunca ha sido tan importante aprovechar al máximo nuestros recursos y comenzar a reciclar todo lo que podamos, por lo que luchar contra el desperdicio de alimentos debería ser nuestra misión durante todo el año. Por suerte, es perfectamente posible tener unas felices fiestas sin desperdiciar. Sigue leyendo para descubrir algunos consejos prácticos sobre cómo celebrar las fiestas mientras proteges el planeta.

Un gran inicio es preparar listas de la compra para cada menú. Puede parecer obvio, pero menos del 25% de los adultos lo hace, y así es como muchos de nosotros terminamos con más productos perecederos de los que podemos comer. Todos hemos comprado una bolsa grande de tomates, y nos hemos dado cuenta, al llegar a casa, de que ya teníamos suficientes en el cajón del frigorífico. Antes de salir al supermercado o de vacaciones, haz un balance de lo que ya tienes y de las cosas que perecerán rápidamente. Te ayudará a reducir el desperdicio y ahorrar dinero (algo que siempre es bueno en esta época del año). También hay muchos otros consejos para ayudarte a hacer las compras de alimentos en la temporada festiva y reducir las sobras: consulta  este artículo para obtener más información sobre compras sin desperdicios.

¿Has comprado o preparado demasiados pasteles de carne y pudines de Navidad? Incluso después haberse cocinado, siempre pueden congelarse. Cuando tengas el antojo de pastel de carne picada en febrero, sencillamente descongela y vuelve a meterlos en el horno para recalentarlos. En general, tu congelador es tu arma secreta en esta época del año.

Se abre mucho vino en Navidad, pero no se terminan todas las botellas. Si has abierto un vino que aún puede beberse, tíralo en una sartén con algunas especias de temporada (nuez moscada, canela, pimienta de Jamaica) y haz un vino caliente clásico, una receta alemana típica en Navidad. Es una bebida de fiesta para calentarse y una manera deliciosa de aprovechar al máximo cada botella.

Las sobras de la cena navideña se deben aprovechar. Bubble and Squeak es un gran clásico plato británico para acompañar el asado. Simplemente arroja las verduras y el pavo en una sartén, sazona y fríe hasta que empiece a dorarse y crujir. Prueba a servirlo con un huevo frito y una porción de salsa de arándanos sobrantes.

También puedes organizar un día de bocadillos épico (tu carne asada con todas sus guarniciones, metida en el pan de tu elección). Son ideales si te gusta caminar a paso ligero el día 26 para intentar empezar a quemar el exceso estacional.

Cuando ya no quede carne en el pavo y no sea más que hueso, hierve la carcasa con las verduras sobrantes para hacer un caldo excelente, sencillo y sabroso. Luego puedes congelarlo y usarlo cuando quieras para sopas, salsas o cualquier otro plato que tu corazón hambriento desee en los próximos meses. O si usted es vegetariano o vegano y no ha cocinado pavo, siempre puedes preparar una sopa de verduras sobrantes, caliente y concentrada, o triturarlas para obtener una crema de verduras cremosa y deliciosa.

Con una planificación adecuada y un uso inteligente de su congelador, las sobras de tus vacaciones pueden mantenerte bien alimentado durante los primeros meses del nuevo año, lo que significa que puedes reducir el desperdicio de alimentos y sentirte festivo después de retirar las decoraciones navideñas. ¡De este modo podrás comer pudín de Navidad en abril!

Fuentes:
https://refood.co.uk/christmas-food-waste/?fbclid=IwAR1Y5ejx4GjwDhYAxRLvWdEcAkGBBC3Jiyx20j9PCUkcJ9YcrwPUlw4WYwY

Utilizamos cookies propias y de terceros para proveerles  del mejor servicio posible. Si continúa haciendo uso de esta web, usted está de acuerdo con nuestra declaración de privacidad.